jueves, 3 de mayo de 2012

SARDINAS ASADAS SIN OLOR

Mi amigo Benito me manda este truco culinario, que no tengo más remedio que compartir con vosotros. Tengo que decir que lo he probado... y,, sorprendentemente, resulta.
El truco es muy simple: ¡SARDINAS SIN COLA!. Es decir, les cortamos la cola... y ya está. Prestar atención al mensaje que me mandó.


SARDINAS SIN COLA

¡Por fin podemos comer sardinas asadas y disfrutar de todas sus propiedades nutritivas! Hasta el gran descubrimiento de la eliminación del olor que dejaba impregnada toda la casa, nos sentíamos intimidados y anteponíamos “mal olor” a “necesidad”.

 Y es que la sardina es un pescado azul o graso - posee casi 10 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne - y una muy buena fuente de omega-3, que ayuda a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos, además de aumentar la fluidez de la sangre, lo que disminuye el riesgo de arteriosclerosis y trombosis. Por este motivo, es recomendable el consumo de sardinas y otros pescados azules si se padecen enfermedades cardiovasculares. Su contenido proteico también es elevado.

Pues bien, de nada servían todas estas bondades hasta el día de hoy en que descubrimos que cortándole la cola a la sardina no huele nada al asarla. Sí, sí, has leído bien: “cortándole la cola no huele nada a sardina asada”. Doy fe de ello.

¡Prueba! Toma unas sardinas, córtales la cola, límpialas sin mojarlas, córtales la cabeza (o no, al gusto), ponles sal gorda y directamente a la plancha.

¡Ya me contaréis!

18 comentarios:

  1. Pero que curiosidad!!!!, sin duda voy a probarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Tomo nota, gracias por compartir el truco.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Wuoo, desde luego si funciona es una fácil solucion. Muy interesante ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  4. tomo nota del truco porque me parece muy interesante, besitos

    ResponderEliminar
  5. que buen truco, me imagino que es valido para cualquier otro tipo de pescado con olor fuerte no? pues aqui no tengo ese problema, ya que definitivamente NO encuentro sardinas frescas, jejeje
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. En cuanto las vea pongo en práctica lo que cuentas.
    Beso hoy desde http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Vaya! Qué curioso!! Esto hay que probarlo que es cierto que mas de una vez me planteo el no comprarlas por lo desagradable del olor... Muchas gracias por compartir este truco.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Que bien, hasta ahora sólo podiamos comer sardinas en el pueblo, en barbacoa y al aire libre...Se acabaron las sardinas en lata!! Con lo sardinillas que somos en la familia...
    Gracias por el truquillo Juan Carlos y sobre todo gracias a tu amigo
    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Oye que buen truki, lo pruebo seguro besos

    ResponderEliminar
  10. QUE BIEN VIENEN ESTOS CONSEJOS, CASI SIEMPRE LAS DEJAMOS DE HACER POR EL OLOR.....ME LLEVO EL TRUCO Y YA TE CUENTO,

    BUEN FINDE,

    ResponderEliminar
  11. ¿Qué me dices? ¿tan sencillo? tengo que probarlo!!!!

    ResponderEliminar
  12. Hay que probarlo, qué curioso!! Un abrazo y feliz fin de semana, Clara.

    ResponderEliminar
  13. yo no las hago en casa por el olor y tengo castigado a mi marido sin comerlas hasta que llega el buen tiempo y se pueden hacer en barbacoa,pero es cuestion de probar

    ResponderEliminar
  14. He tomado nota y funciona!!!!!!

    ResponderEliminar
  15. Veamos... Trece personas dicen que lo van a probar, pero luego no cuentan cómo fue la experiencia. Después viene otro (que no se atreve a dar su nombre) y dice que sí funciona. A mí esto me huele muy mal (y perdón por el juego de palabras, pero venía centrado para rematar a puerta vacía).

    No sé si llegaré a probar el truco, pero si lo hago lo compartiré.

    ResponderEliminar
  16. Vamos a provarlo ahoritamismo para la cena.Gracias.

    ResponderEliminar
  17. Dios q alegria lo probare ojala funcione ,nos encantan las sardinas pero siempre las hacemos fuera en el campo. Gracias

    ResponderEliminar
  18. Casi me cuesta de creer, pero a ver si hay suerte.

    ResponderEliminar

Deja un comentario. Me encantará poder responderte y visitar tus sitios web.