sábado, 15 de octubre de 2011

ESE ELIXIR DE LOS DIOSES


Ha sido este, un elemento verdaderamente importante  en las mesas de mi familia. Desde muy pequeño, he visto cómo mis padres acompañaban la comida con un vasito (o dos) del vino de la tierra.

Recuerdo, cuando era pequeño, que mis padres consumían vino blanco, por supuesto "a granel" comprado en la bodega-cooperativa más próxima. Mi padre argumenta que el vino tinto, cuando él empezó a beber "chatitos", era malísimo, porque lo hacían, según él, con "polvos" (algún ingrediente-colorante químico que daba color de tinto al vino blanco). Esto "es verídico", añade.

El tránsito al vino tinto lo hicieron cuando por la zona empezaron a sembrar uvas tintas y las bodegas-cooperativas empezaron a ofrecer vino tinto "a granel" medianamente aceptable. Aunque era un vino con mucha potencia alcoholica y pocos sabores frutales. El caso es que, mi padre viajaba a Yepes (de donde es natural) y compraba vino tinto (2 arrobas. 1 arroba=16 litros), que envasaba en botella de cristal, para el consumo del mes.

No recuerdo cuándo empecé a acompañar la comida con vino, quizás a los 16-17 años, fue por aquel entonces cuando descubrí la potencia del vino combinado con un buen plato de comida.

Pero "el salto" a los vinos de calidad vino mucho después, cuando mi gran amigo Jesús Flores trajo a mi casa (yo ya estaba casado) alguna que otra botella que le compraba a su cuñado Rafa, sumiller que regenta el prestigioso restaurante As de Espadas de nuestra capital.

Por aquel entonces, empezamos a degustar en nuestras cenas de amigos vinos que nos sorprendían por su elegancia, potencia en nariz y en boca. Además, los platos cobraban otra dimensión. Claro esto ya no se trataba de vino a granel, a 100 pesetas el litro. Había que dejarse unas pesetas más para paladear estos vinitos.

Desde entonces y hasta ahora, mi amigo Jesús Flores siempre nos ha sorprendido con "alguna novedad". Bueno, os diré que, tengo el placer de haber compartido con él grandes vinos. Recuerdo un Flor de Pingus  ¿2003?, que le costó una pasta y que compartió conmigo. A mi me gustó muchísimo, él sin embargo le puso un notable bajo. Como podréis entender, yo, por mi parte, en este tema sigo su estela, y en mis cenas siempre pongo algo que previamente haya probado él, porque para todo lo que tiene que ver con vino y comida tiene un paladar exquisito. Es un gran gourmet.

En esta página voy a proponer que hablemos de un vino a la semana, y prepararemos una propuesta gastronómica para acompañarlo. No penséis que nos vamos a salir de presupuesto con los vinos, porque creo que actualmente en España hay vinos D.O. por menos de 10 €, para descubrirse. ¿O no, Flores?.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja un comentario. Me encantará poder responderte y visitar tus sitios web.